No se puede mirar hacia adelante si antes no se ha mirado hacia atrás. En España tenemos muchos ejemplos de emprendedores que hoy se han convertido en grandes organizaciones y que todos ellos tienen un rasgo en común, la actitud de no rendirse frente a las adversidades y de perseguir sus sueños.