Ejemplo Práctico de Aprendizaje con Visual Thinking

Este es un artículo invitado de www.emowe.com . EMOWE es un magnífico blog dedicado a la estimulación del potencial e inteligencia de nuestros hijos así como al aprendizaje con técnicas de visual thinking y mapas mentales para niños y no tan niños … ¡disfrutadlo tanto como nosotros!

 

Como ya sabréis los lectores de este blog, el visual thinking o pensamiento visual es una herramienta o metodología para mostrar y asimilar información mediante dibujos. Uno de los campos donde la metodología de Visual Thinking o pensamiento visual tienen mayor potencial es en el aprendizaje visual

 

Muchos de nosotros, cuando estudiábamos, ya dibujábamos o hacíamos garabatos para tomar apuntes, hasta aquí nada nuevo, pero lo hacíamos sin usar un método o proceso que nos ayudase a reconocer mejor el foco del problema, a representar la esencia del proceso en su estado puro y de forma más natural a nuestro cerebro. Gracias al Visual Thinking ahora ya se han creado unos principios y orientaciones de partida y hemos etiquetado esta metodología o herramienta para conseguir un término común al que asociar nuestro conocimiento, bocetos o ideas, y donde la gente contribuye con sus recursos y ejemplos para inspirarnos e ir modelando mejor nuestra técnica.

 

Nos gusta mucho bucear por Internet estudiando cómo otros han resuelto problemas o facilitado el aprendizaje de determinados conceptos a través de esta metodología. Por ejemplo, aquí puedes encontrar muchos ejemplos, entre ellos me llamaron la atención los siguientes:

 

  • Cómo un comentarista de fútbol inglés guarda la información relativa a los partidos con una riqueza gráfica que le permite memorizar y añadir valor durante los partidos de forma más visual que seguramente cualquiera de sus compañeros periodistas.

 

  • El boceto del considerado uno de los mejores cocineros del mundo Ferrán Adriá sobre el “Mapa del Proceso Gastronómico” donde refleja el flujo mental, emocional y físico.

 

Estos son dos ejemplos concretos de cómo han solucionado la representación de un proceso o la visualización de una información. Pero el potencial de esta técnica no queda sólo relegado a problemas o representaciones donde haya componentes físicos o con una clara definición visual. También podemos representar ideas, conceptos de manera visual. Dan Roam, uno de los autores más prolíficos en esta materia y con más éxito, define dos grupos: pictografías, también llamadas iconografías, e ideografías. Las iconografrías o pictografías son representaciones visuales de objetos físicos, que podemos ver,tocar, oler, morder. Sin embargo las ideografías con conceptos, ideas abstractas que representan aquello que no es físico, por ejemplo: sentimientos, descripciones, cualidades, procesos, etc.

 

Derechos de autor de Dan Roam

Derechos de autor de Dan Roam

 

A veces, para explicar definiciones o términos jurídicos con una mayor abstracción visual, podemos llegar a comprender los conceptos vagamente pero nos cuesta, ya no recitarlos de memoria, sino incluso explicarlos.

 

Si no sabes explicar de forma sencilla, es que no lo has entendido bien (Albert Einstein)

 

Seguramente no sabemos explicarlo porque no los hemos interiorizado. Si conseguimos representar visualmente con iconografías o ideografías los conceptos básicos de cualquier proceso, idea o visualización, nos facilitará mucho su asimilación. Vamos con un ejemplo muy sencillo, breve y real donde tuve que diseccionar una definición en ideografías para poder entenderla y recitarla. La definición era esta:

 

Un contrato de futuros es un contrato o acuerdo que obliga a las partes contratantes a comprar o vender un número determinado de bienes o valores en una fecha futura y determinada, y con un precio establecido de antemano. Estos contratos se negocian en lo que se llama mercado de futuros

 

Y con estas herramientas de trabajo decidí realizar un dibujo para que me ayudase a memorizarlo mejor y no trabarme cada vez que tenía que explicarlo.

 

mis-herramientas

 

Y éste fue el resultado del dibujo. A continuación os explico su paso a paso y el porqué de los dibujos.

 

visual thinking

Las seis maneras de ver el mundo

Según Dan Roam, hay seis formas de ver nuestro universo, que se traducen en seis formas de preguntar a lo que queremos aprender para extraer toda su información en su esencia:

 

  1. En función de qué objetos vemos o personas ¿quién?
  2. En función de la cantidad ¿cuántos.
  3. En función de su ubicación ¿dónde?
  4. En función de su posición en el tiempo ¿cuándo?
  5. En función de la influencia y efecto que tiene en nosotros o en su entorno ¿cómo?
  6. En función de la causa de por qué se produce, ¿por qué?

 

Para cualquier persona, como yo, profana del lenguaje jurídico mercantil puede resultarle un poco áspera y difícil de digerir. Sin embargo, si tomamos la definición y le aplicamos las seis formas de ver el mundo: ¿qué? ¿dónde? ¿cuánto? ¿cómo? ¿por qué? ¿quién? nos la disecciona por las escenas clave para que las podamos asimilar más fácilmente.

 

Derechos de autor de Dan Roam

Derechos de autor de Dan Roam

Derechos de autor de Dan Roam

Derechos de autor de Dan Roam

 

Antes de representar nada ante un lienzo o papel, debemos pensar cuál es el marco o contenedor, si es que lo tiene. En este caso la respuesta es un contrato, por eso dibujamos un papel con los detalles clave del elemento: un encabezado y una firma al final del documento. Este contenedor es el que contendrá al resto de elementos, aunque por cuestión de tamaño en el dibujo los hayamos sacado fuera.

 

Luego la definición sigue con un obliga, la ideografía elegida ha sido la de una mano imponiendo con el dedo índice. Se podrían haber elegido muchas otras ideografías pero ésta es la que yo reconozco internamente y asocio con imposición y obligación.

 

Detrás de cualquier proceso, definición o visualización se esconden datos. ¿Cómo extraerlos? Mediante las preguntas clave anteriores las vamos aplicando para ir diseccionándolo en pequeños trozos más sencillos de digerir y con más sentido:

 

¿Quién?

La primera pregunta sería ¿quiénes obliga?. La respuesta de a quién obliga al acuerdo es: ” a las partes contratantes”. Para dibujar la ideografía de “partes contratantes” la cuál es una figura muy abstracta, ajena a la realidad y dificulta su visualización. Podemos recurrir a dos figuras humanas con cuerpo cuadrado donde escribimos “Comprador” y “Vendedor” para referirnos a “partes contratantes”. Insistir en lo comentado en el anterior párrafo, puede que esta ideografía no signifique absolutamente nada para determinadas personas y tengan que elegir otras figuras que les recuerde lo que son “partes contratantes”.

 

¿Qué?

La segunda pregunta es a ¿qué obliga?. La respuesta es “a comprar o vender”. Para dibujar esta ideografía hemos recurrido a un apretón de manos, donde una mano lleva una C de comprar y la otra una V de vender. Un acto de compra o venta no es más que un acuerdo o pacto de un servicio o contraprestación a un coste especificado. Cuando se llega al acuerdo, se rubrica con un apretón de manos para garantizar la palabra de cada parte. Es posible que dibujar un apretón de manos pueda ser un poco complicado para los neófitos del dibujo pero os puedo asegurar que este icono o ideografía lo he empleado en multitud de ocasiones, es muy útil.

Al principio un apretón de manos también me costaba dibujarlo y tuve que practicar este icono en borrador. Con el tiempo y la experiencia vosotros mismos os daréis cuenta que determinados iconos salen muy frecuentemente, si son un poco complejos como éste, tendréis que practicar un poquillo en papel para coger soltura. Os puedo garantizar que más complicados que éste no vais a encontrar muchos más y que sean tan frecuentes.

Cuando tengáis alguna duda de cómo pintar un icono, podéis acudir a THE NOUN PROJECT para coger ideas. Es sencillo, únicamente tenéis que introducir la palabra clave en el buscador. Aunque admite palabras en español, es un subconjunto del total. Os recomiendo buscarlas en inglés para tener acceso a un mayor repertorio.

 

¿Cuánto?

Al aplicar la  pregunta de cantidad, extraemos otra parte del texto de la definición que corresponde con el siguiente párrafo: un número determinado de bienes o valores. Para representarla hemos elegido una bolsa con el símbolo del euro.

 

¿Cuándo?

Al aplicar la pregunta del tiempo, seguimos extraendo el resto de la definición: ” en una fecha futura y determinada” Para representar un hito en el futuro hay varias opciones: un calendario con una fecha marcado, o un eje del tiempo cronológico marcando un hoy y un futuro. Finalmente nos hemos decantado por la primera opción.

 

¿Cómo?

Al aplicar la pregunta de en qué forma, extraemos la parte final: ” con un precio establecido de antemano”. Para representar esta frase aquí si que hemos optado por el eje de tiempo cronológico donde hemos puesto una iconografía relativa al precio, una etiqueta, en un punto del eje horizontal anterior al punto marcado como hoy. De esta forma, queda claro que ese precio se estableció mucho tiempo antes que el día de hoy.

 

¿Dónde?

Si preguntamos dónde se negocian estos contratos, la respuesta es “en lo que se llama mercado de futuros“. La negociación de contratos la hemos representado como una balanza donde se pacta lo que se vende y compra para que las expectativas de comprador y vendedor se equilibren. Para representar un mercado de futuro hemos elegido la iconografía de una tienda (mercado) apuntando hacia el futuro.

 

Objetivo

El objetivo final no es traducir todas las palabras una tras otra a una iconografía o ideografía, sino saber identificar cuáles son las palabras clave que aportan la mayor información para entender el proceso o idea. Y, una vez reconocidas éstas, saber situarlas todas en un contexto donde tengan relación entre sí, donde haya una historia, un cuento y las palabras cobren vida.

 

Prejuicios sobre el visual thinking o pensamiento visual

Al ver el dibujo anterior es posible que alguno de los siguientes prejuicios haya cruzado tu mente. Nos ocurre a todo y es normal. Es nuestra resistencia natural al cambio. Sin embargo, con la práctica y experiencia se irán disipando al comprobar que estábamos equivocados y que es una herramienta muy poderosa.

 

¡Mucho dibujo para una simple frase!

 

¡Demasiado trabajo para una simple definición, qué tontería! Es lógico pensar que es más sencillo memorizar la frase que tener que dibujar casi una página. La respuesta es se podría memorizar más rápido que realizando el dibujo pero con los siguientes inconvenientes:

  • Si esta frase la tienes que recordar en un corto plazo te puede ser útil, pero no en un medio – largo plazo. Al cabo del tiempo cuando recurres a estos dibujos, enseguida vuelves a activar todo el conocimiento adquirido en su día, a diferencia de la toma de apuntes clásica. Es como si alimentases a tu mente con su propia comida, enseguida la adopta, la procesa, sin crear tanta resistencia. Esto se debe a que esos dibujos está personalizados con tus filtros, con tus modelos mentales, por tanto, están ya procesados y tu velocidad de aprendizaje es mayor.
  • Memorizar no significa interiorizar el significado de las palabras que contiene esa frase y lo que implica. Al dibujar los hechos en fases segmentadas por las preguntas universales: que, como, cuando, cuanto… comprendes el alcance de la definición, incluso te ayuda a enlazarla con otros ámbitos.

Los dibujos son una inversión que hacemos en aprendizaje para poder recordar mejor.

 

¡Qué dibujo tan feo y burdo!

 

Los dibujos no deben ser obras de arte, deben contener el trazo mínimo para que podamos distinguirlos, ni más, ni menos, los trazos justos. Si te recreas demasiado en los detalles, ya no estás tomando apuntes o aprendiendo, estás haciendo dibujo artístico. Los iconos, dibujos deben llevar los trazos justos para ser reconocidos o para personalizarlos a tu gusto pero sin excederse porque si no podemos correr el riesgo de dispersarnos de nuestro foco real.

 

La mayoría de los ejemplos de Visual Thinking que encontramos por Internet están orientados a presentaciones, no toma de apuntes, por eso quizá están más recargados de detalles que los orientados al aprendizaje que deben ser más espartanos. Mucha gente rechaza este tipo de técnicas porque no sabe dibujar. Y esto no tiene nada que ver con saber dibujar artísticamente. Es cierto que pueden partir con ventaja porque la gente que dibuja bien es porque tiene la habilidad de reconocer los trazos esenciales de las figuras, objetos pero la mayoría de los iconos que usaremos no requieren de estas dotes.

 

¡Ese dibujo me deja indiferente!

 

A mi esos dibujos o ideografías no me dicen nada. Aunque hay proyectos como The Noun Project para estandarizar iconografías o ideografías, cada persona es un mundo y tiene distintos modelos visuales en su mente. Por ejemplo, para la mayoría una balanza puede significar justicia y para otros comercio o tiendas. La simbología detrás de cada icono que dibujamos se la damos nosotros, en función de nuestras experiencias vividas, entorno, estudios, etc. Por eso, cada dibujo es unipersonal. Aunque si se usan simbologías estandarizadas o comunes, es muy probable que esos dibujos puedan ser comprendidos por otros.

 

Tanto dibujar pierdes capacidad de expresión oral y vocabulario

 

Precisamente al contrario, personalmente también he notado que el hecho de dibujar este tipo de frases con un vocabulario ajeno a mi repertorio habitual me ha enriquecido, ya que posteriormente me ha brotado desde dentro alguno de los términos dibujados. Mejorando mi inteligencia lingüística ya que, en vez de ser palabras memorizadas sin riqueza semántica, han pasado a ser modelos mentales perfectamente diáfanos en mi mente y, por tanto, me ha resultado más fácil usar fuera del contexto en el que los memoricé, determinados términos o tecnicismos. Mi opinión es que enriquece nuestro conocimiento del vocabulario y nos ayuda luego a expresarnos y dar forma a nuestras ideas.

 

¡Pero sólo vale para aprender eso en concreto!

 

El Visual Thinking o pensamiento visual, al obligarte a dibujarlos y reconocer la esencia de cada término te obliga más a interiorizar dentro de ti, te exprime mucho más y descubres nuevas relaciones. Sin darte cuenta vas uniendo conceptos e ideas que antes eran dispersas. De repente, cobran sentido unas con otras, ves la relación que antes permanecía escondida. Al establecer nuevas relaciones entre conceptos antes distantes y separados consolida aún más el aprendizaje y permite una mayor retención mnemónica a largo plazo.

 

Resumen y regalo

 

Muchos estudios dicen que el estilo de aprendizaje dominante en un alto porcentaje de la población es visual, algunos hablan del 50% y otros lo elevan hasta el 75%. Con independencia del porcentaje exacto, estamos todos de acuerdo que el sentido visual es el más determinante en lo que se refiere al aprendizaje.

 

Por tanto, si queréis mejorar vuestro aprendizaje visual una buena receta es empezar a usar herramientas como visual thinking o pensamiento visual. Pero no garabateando de cualquier forma, sino con un procedimiento y objetivo concreto, sin recrearse en las formas, ni en la parte artística, centrándose únicamente en el contenido para favorecer su asimilación tanto en el primer instante de toma de apuntes, como en los ciclos posteriores de repaso para consolidar su memorización a largo plazo.

 

Si te ha gustado lo que has leído puedes conocer más información sobre el aprendizaje visual aquí, en este enlace y además te regalaremos nuestra Guía Práctica del Aprendizaje.

 

No Comments

Post A Comment