EL EFECTO KULESHOV & EL VISUAL THINKING

El efecto Kuleshov apareció por primera vez durante los años 20 en Rusia, cuando el famoso cineasta Lev Kuleshov mostró su convencimiento de que el cine era un collage en el que gracias al montaje, imágenes a priori sin conexión alguna, podía cobrar nuevos sentidos si se combinaban unas imágenes con otras.

 

Para demostrar su teoría realizó un “experimento” que consistía en utilizar una imagen con la cara inexpresiva de un actor intercalada con imágenes de diferentes cosas. Al combinar estas imágenes en nuestro cerebro, se conseguía que la cara impasible del actor mostrase diferentes emociones. El resultado del experimento está relacionado con la psicología cognitiva y el funcionamiento del cerebro humano, pero lo realmente importante fue descubrir que la mente del espectador puede construir un mensaje de distintas maneras dependiendo de cómo perciba la información.

 

Como una imagen (en este caso un vídeo) vale más que mil palabras, aquí tenemos una magistral explicación del mismísimo Alfred Hitchcock.

 

 

El efecto Kuleshov en relación al visual thinking nos lleva a entender el mensaje de nuestro discurso como ese collage al que se refería el cineasta, en el que la “construcción” adecuada por parte del espectador está condicionada por la manera de transmitir y percibir la información.

 

El descubrimiento que tuvo lugar con el efecto Kuleshov prueba la eficacia del visual thinking, porque al ser un tipo de comunicación en el que se piensa a través de un proceso visual se consigue implicar al espectador en el mensaje, logrando que se transmita de manera clara y eficaz, mejorando también su comprensión y retención. Todos podemos leer y escuchar, pero a veces las palabras no son suficientes para transmitir el mensaje que queremos y… para qué engañarnos, en ocasiones aburren y necesitan de “algo” más que despierte la atención de los receptores.

 

No Comments

Post A Comment